La maravillosa versatilidad de los garbanzos enlatados

 ¡un superhéroe de la despensa de mamá de WIC!

Recetas de garbanzos enlatados para bocadillos, guarniciones y ensaladas

Cuando se trata de abastecer su despensa con ingredientes versátiles y saludables, pocos artículos pueden competir con los increíbles beneficios de los garbanzos enlatados. Es posible que estas pequeñas legumbres no usen capa, pero ciertamente poseen cualidades de superhéroes que pueden transformar sus comidas y salvar el día en la cocina. Agregar garbanzos enlatados a sus recetas puede desbloquear un mundo de opciones de comidas nutritivas y versátiles. Los garbanzos, son una fuente inagotable de nutrientes y ofrecen varios beneficios para la salud tanto para usted como para sus hijos. En esta publicación de blog, exploraremos las muchas razones por las que los garbanzos enlatados deberían ser un elemento básico en la despensa de todas las madres y compartiremos algunas ideas de recetas creativas para inspirarla.

Potencia nutricional

Los garbanzos enlatados tienen un poderoso aporte nutricional, lo que los convierte en una opción ideal para niños en crecimiento y madres preocupadas por la salud. Ricos en proteínas, fibra, vitaminas y minerales, los garbanzos pueden contribuir a una dieta completa y promover un crecimiento y desarrollo saludables. Con hierro, zinc, folato y magnesio entre su impresionante perfil de nutrientes, estas legumbres pueden ayudar a combatir la deficiencia de hierro y apoyar el bienestar general.

Conveniente

Los garbanzos enlatados son increíblemente versátiles y requieren poco esfuerzo para incorporarlos a las comidas de su familia. Ya sea que sea una cocinera experimentada o una madre ocupada que busca soluciones rápidas para comidas, estas legumbres se pueden incorporar fácilmente en una variedad de platos. Desde ensaladas y sopas hasta curry y salteados, las posibilidades son infinitas.

Son Amigables para niños

Lograr que sus hijos coman de manera saludable a veces puede ser un desafío, pero los garbanzos enlatados pueden venir al rescate. Estas legumbres tienen un sabor suave a nuez que los niños suelen encontrar atractivo. Puede triturarlos para hacer untables para sándwiches, mezclarlos en batidos para agregar nutrición o incluso convertirlos en refrigerios tostados y crujientes para esos retortijones de hambre después de la escuela.

Es una muy buena alternativa de proteína a base de plantas

Para las mamás de WIC que siguen una dieta vegetariana o vegana o que buscan reducir el consumo de carne, los garbanzos enlatados son una fantástica alternativa de proteínas a base de plantas. Su contenido de proteínas los convierte en un excelente sustituto de la carne, asegurando que su familia obtenga la ingesta de proteínas necesaria para un crecimiento y mantenimiento saludables.

Ideas de recetas

Curry de garbanzos y vegetales: Prepare un curry abundante y nutritivo de garbanzos y vegetales salteando cebollas, ajo y jengibre con sus especias de curry favoritas. Agregue garbanzos enlatados, verduras cortadas en cubitos como pimientos, zanahorias y tomates, y déjelo hervir a fuego lento hasta que los sabores se mezclen. Sirva con arroz o pan integral para una comida satisfactoria.

Ensalada de garbanzos y aguacate: cree una refrescante ensalada de garbanzos y aguacate combinando garbanzos enlatados con aguacate cortado en cubitos, tomates cherry, pepinos y un aderezo de limón picante. Esta sencilla y deliciosa ensalada es perfecta para un almuerzo ligero o una guarnición rápida.

Pasta de garbanzos y espinacas: para un plato de pasta repleto de proteínas, mezcle la pasta cocida con espinacas salteadas, garbanzos enlatados, tomates cherry y una pizca de queso parmesano. La textura cremosa de los garbanzos complementa maravillosamente la pasta, convirtiéndola en la favorita de la familia.

Los garbanzos enlatados son, sin duda, un superhéroe en la despensa de las mamás de WIC, ya que ofrecen una gran cantidad de beneficios que son difíciles de resistir. Desde su destreza nutricional hasta su naturaleza económica y su increíble versatilidad, estas legumbres son imprescindibles para todas las madres conscientes de la salud y con presupuesto limitado. Al incorporar garbanzos enlatados en las comidas de su familia, puede garantizar una experiencia culinaria deliciosa y nutritiva que ahorra tiempo, dinero y estrés en la cocina. Entonces, ¡deje que estas humildes legumbres desaten sus superpoderes y eleve sus aventuras culinarias a nuevas alturas!

Estas son algunas de nuestras recetas favoritas con garbanzos:

HUMMUS

Es posible que haya comprado hummus prefabricado en la tienda de comestibles, pero esta salsa es muy fácil de hacer en casa. Además, ¡puede disfrutar de su hummus casero sin tahini! Es un dip delicioso y saludable que puede hacer fácilmente usando garbanzos enlatados y su líquido. Aquí tiene una receta para usted:

1 lata (15 onzas) de garbanzos (garbanzos), escurridos y líquidos reservados

2 dientes de ajo, picados

1/4 taza de aceite de oliva extra virgen

2 cucharadas de jugo de limón

1/2 cucharadita de comino molido

Sal al gusto

Agua (o el líquido reservado de los garbanzos enlatados) para ajustar la consistencia

Ingredientes opcionales: aceite de oliva, pimentón, perejil picado

Enjuague y escurra los garbanzos enlatados y reserve el líquido de la lata.

En un procesador de alimentos o licuadora, combine los garbanzos escurridos, el ajo picado, el jugo de limón, el comino molido y una pizca de sal. Comienze a mezclar los ingredientes. Agregue gradualmente el aceite de oliva extra virgen mientras mezcla para ayudar a crear una textura suave.

Si la mezcla le parece demasiado espesa, agregue un poco del líquido reservado de los garbanzos enlatados o agua. Continúe mezclando hasta que el hummus alcance la consistencia deseada.

Pruebe el hummus y ajuste la sazón con más sal o jugo de limón si es necesario. Una vez que el hummus esté suave y bien combinado, transfiéralo a un tazón para servir. Puede rociar un poco de aceite de oliva encima y espolvorear una pizca de pimentón o perejil picado para darle más sabor y presentación.

Sirva el hummus casero con pan de pita, verduras en rodajas o sus opciones favoritas para disfrutar.

Una ensalada refrescante y nutritiva que es perfecta para un almuerzo ligero o como guarnición para la cena.

ENSALADA DE GARBANZOS Y VERDURAS

1 lata de garbanzos, escurridos y enjuagados

Verduras frescas picadas (pepinos, pimientos, tomates cherry, etc.)

Hierbas frescas picadas (perejil, cilantro o menta)

queso feta (opcional)

Aderezo: aceite de oliva, jugo de limón, sal y pimienta

En un tazón grande, combine los garbanzos escurridos, las verduras picadas y las hierbas.

Si lo desea, agregue queso feta desmenuzado para darle más sabor.

Batir los ingredientes del aderezo en un recipiente aparte y rocie sobre la ensalada.

Mezcle suavemente para combinar y sirva de inmediato.

GARBANZOS ASADOS

Los garbanzos asados son un snack delicioso y saludable que se puede hacer con garbanzos enlatados.

1 lata (15 onzas) de garbanzos, escurridos y enjuagados

1 a 2 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de comino molido

1/2 cucharadita de pimentón ahumado (también puedes usar pimentón normal)

1/2 cucharadita de ajo en polvo

1/4 cucharadita de pimienta de cayena (ajustar a su preferencia de especias)

Sal y pimienta para probar

Opcional: una pizca de cualquier otra especia que le guste (por ejemplo, curry en polvo, chile en polvo, cebolla en polvo, etc.)

Precaliente su horno a 400°F. Cubra una bandeja para hornear con papel pergamino o engrásela ligeramente con aceite en aerosol.

Escurra y enjuague bien los garbanzos enlatados. Séquelos con una toalla de cocina limpia o toallas de papel. Es importante eliminar el exceso de humedad para lograr garbanzos tostados crujientes.

En un tazón, combine los garbanzos, el aceite de oliva, el comino molido, el pimentón ahumado, el ajo en polvo, la pimienta de cayena, la sal y la pimienta. También puede agregar cualquier otra especia opcional en este punto. Mezcle los garbanzos hasta que estén cubiertos uniformemente con el aceite y las especias.

Extienda los garbanzos sazonados en una sola capa sobre la bandeja para hornear preparada. Asegúrese de que no estén demasiado juntos para permitir un asado parejo.

Ase los garbanzos en el horno precalentado durante unos 25 a 30 minutos o hasta que estén dorados y crujientes. Puede sacudir la bandeja para que los garbanzos se hornen parejitos y reducir así la mitad del tiempo de cocción para garantizar una cocción uniforme.

Una vez asados a la textura crujiente deseada, retire los garbanzos del horno y déjelos enfriar un poco antes de servir.

Disfrute de sus garbanzos asados como un snack nutritivo y sabroso. También se pueden usar como aderezos para ensaladas, sopas o como una adición crujiente a varios platos.

Nota: los garbanzos asados son mejores cuando se sirven frescos, pero puede guardar las sobras en un recipiente hermético a temperatura ambiente durante uno o dos días. Tenga en cuenta que pueden perder parte de su textura crujiente con el tiempo.

Ensalada de Pasta Tailandesa

¡Prepárate para impresionar a todos con tus habilidades culinarias con esta increíble ensalada de pasta tailandesa! Está llenade colores y sabores que harán explotar tus papilas gustativas. No solo es súper fácil de hacer, sino que también es una excelente manera de consumir tus alimentos WIC de una manera deliciosa y nutritiva. ¡No esperes más, pruébalo esta noche y sorprende a tu familia con una comida deliciosa!

ENSALADA DE PASTA TAILANDESA

1 caja de pasta integral

1 taza de repollo rojo cortado en cubitos

1 taza de pepino cortado en cubitos

½ taza de zanahorias ralladas

⅓ taza de cebolla verde picada

Salsa:

½ taza de mantequilla de maní

1 cucharada de miel

1 cucharadita de vinagre de manzana

1 cucharada de salsa de soja

½ taza de agua

Cocine los fideos según las instrucciones del paquete, escúrralos y déjelos enfriar. Mientras la pasta se cocina y se enfría, pique las verduras y prepare la salsa. Combine los ingredientes de la salsa en un tazón y bata hasta que quede suave. Agregue toda la pasta, las verduras y la salsa en un tazón grande y mezcle. Esta receta rinde aproximadamente 6 porciones.

Malteadas de Verano: Batido de Frutas

BATIDO DE FRUTAS

1 taza de yogur de vainilla

½ taza de fresas picadas (frescas o congeladas)

½ taza de cerezas, sin hueso (frescas o congeladas)

½ taza de arándanos (frescos o congelados)

1 plátano, pelado

1 taza de leche

1 taza de hielo

¡Licua y disfruta!

Malteadas de Verano: Malteada Verde

MALTEADA VERDE

2 aguacates, sin hueso y pelados

2 plátanos, pelados

1 taza de yogur de vainilla

1 taza de leche

1 ½ tazas de hielo

¡Mezcla y disfruta!